Notícies

Derechos sexuales: los más obvios y menos cumplidos

Este 11 de julio, Día Mundial de la Población, debería tener un especial significado para las y los líderes mundiales que están implicados en la fase final de preparación de lo que serán los nuevos objetivos de desarrollo mundial a partir de 2015. Las intensas negociaciones que están teniendo lugar entre representantes de los gobiernos de todo el mundo muestran que los derechos humanos, piedra angular del desarrollo, están lejos de ser universalmente reconocidos. En particular, el derecho fundamental de las personas a tomar sus propias decisiones sobre si y cuántos hijos tener, y con quien compartir su vida, está siendo continuamente desafiado por las fuerzas políticas ultraconservadoras en todas las regiones del mundo, a pesar de que cada año más de un cuarto de millón de mujeres y niñas siguen muriendo por causas relacionadas con el embarazo y el parto, y que 222 millones de mujeres en los países en desarrollo no tienen acceso a los métodos anticonceptivos modernos que demandan.

La Unión Europea es un actor clave en la cooperación al desarrollo, y ha jugado un papel histórico en el avance de la salud y los derechos sexuales y reproductivos (SDSR). El nuevo Parlamento Europeo debe asumir el protagonismo que le corresponde para consolidar este avance y para seguir trabajando por el cumplimiento de unos compromisos financieros y políticos globales, que sin duda deben ser ambiciosos, a partir de 2015. La reciente promesa del presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, de seguir trabajando en este sentido, es alentadora. Pero el creciente peso de los euroescépticos y los eurodiputados de extrema derecha se han convertido en un reto para el cumplimiento de los derechos sexuales y reproductivos, que cuentan con una oposición conservadora que ahora es más fuerte.

En 2014, el mundo es el hogar de la generación de jóvenes más numerosa de la historia, lo que debería significar la apertura de muchas oportunidades para el futuro. Sin embargo los derechos de los y las adolescentes de hoy se enfrentan a muchos desafíos. La mayoría de los y las jóvenes de los países en desarrollo viven en la pobreza, y no tienen acceso a servicios de salud adecuados para jóvenes. Una de cada cinco mujeres del mundo ha dado ya a luz al cumplir 18 años, una de cada tres en las zonas más pobres del mundo. Para hacer frente a estos desafíos, la salud y los derechos sexuales y reproductivos deben ser una prioridad en los futuros objetivos internacionales de desarrollo. El desarrollo será realmente sostenible y significativo sólo cuando estos derechos puedan ser ejercidos, y las mujeres y niñas tengan control sobre su futuro y su cuerpo.

Los Ministros de Desarrollo de la UE debatirán este asunto los próximos 14 y 15 de julio, bajo los auspicios de la Presidencia italiana. La dirección que tomen los gobiernos será fundamental para la definición de la posición que la UE va a defender en la ONU el próximo año.

Desde la Federacion de Planificación Familiar Estatal (FPFE) instamos al Consejo de Europa y al nuevo Comisario de Desarrollo a trabajar juntos y con decisión en la promoción de la salud y los derechos sexuales y reproductivos. La UE no puede darle la espalda a su papel histórico, y por eso esperamos que defienda una posición basada en los logros de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que signifique trabajar para el empoderamiento real de todas las personas y por su derecho a tomar decisiones sobre su sexualidad y su bienestar. Cuando las niñas y las mujeres tienen acceso a la salud, tienen más capacidad para completar su educación, participar en las actividades productivas, y contribuir en sus comunidades. La prestación de servicios de planificación familiar voluntaria es una de las mejores inversiones que los países pueden hacer para mejorar el capital humano y el desarrollo de las naciones en el camino hacia el crecimiento integral y el desarrollo sostenible. 2015 ha sido elegido como el Año Europeo de Desarrollo. En este Día Mundial de la Población hacemos un llamamiento a los responsables políticos de la UE para que se haga realidad este título.

Luis Enrique Sánchez es presidente de la Federación de Planificación Familiar y Estatal.

Apoyo para abortar en el extranjero

Las impulsoras de la Red Federica Montseny preferirían no haber tenido que crear la plataforma que está a punto de nacer. “Lo hemos pensado como una necesidad. Es la respuesta obligada a la agresión que supone la ley del aborto anunciada por el Partido Popular”, explica Candela Girón, una de las integrantes del grupo de Feminismos vinculado al Movimiento 15-M de Berlín. La idea es sencilla: si el Gobierno pone demasiadas trabas a las mujeres que quieran abortar, estas se verán obligadas a hacerlo en otro país. Y aquí es donde intervienen Girón y sus compañeras.

Una página web que el equipo de voluntarios está ultimando, y que presentarán la próxima semana, ofrecerá a las interesadas información sobre la interrupción del embarazo en los países donde haya gente dispuesta a colaborar. Por ahora, la red cubre Berlín, Bruselas, Lisboa, Londres y Viena. París, Burdeos y Stuttgart han mostrado su interés en sumarse al proyecto. Y los grupos del 15-M de México, Buenos Aires y Montevideo también han expresado un apoyo que en principio será solo simbólico, ya que parece poco probable que una española vaya a cruzar el Atlántico para abortar.

Esta plataforma nace como reacción a la reforma que el Gobierno está a punto de presentar y que amenaza con convertirse en la más restrictiva de la democracia. Todavía no están claros los detalles, pero sí es seguro que la iniciativa del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, acabará con la ley de plazos aprobada por los socialistas en la anterior legislatura. El punto más caliente del proyecto, y que ha despertado las críticas en el propio PP, es la inclusión o no de la malformación del feto como motivo para abortar. Las últimas informaciones sugieren que las mujeres podrían interrumpir su embarazo en este caso, aunque con más dificultades que con la ley aprobada en 1985.

Las militantes feministas quieren dar un apoyo integral a las mujeres que se vean obligadas a abortar lejos de casa. “Estaremos allí para lo que necesiten. Les ofreceremos alojamiento en casa de un voluntario, les ayudaremos con los trámites o haremos de traductores si lo necesitan. No queremos solo ofrecer información sobre las leyes del aborto en cada país. También acompañarlas si, por ejemplo, necesitan tomar una coca-cola y hablar con alguien”, explica Sara Jiménez rodeada de sus compañeros en una terraza berlinesa.

EL PAÍS

Todos ellos son jóvenes que abandonaron España forzados por la situación económica y la falta de perspectivas laborales. En Berlín, la red está formada por un núcleo de unas 25 personas, a las que se podrán sumar voluntarios que quieren ofrecer, por ejemplo, su casa o su tiempo para acompañar a las mujeres. En el resto de ciudades europeas el grupo es menos numeroso, pero las impulsoras confían en que vaya creciendo si se encuentran con muchas peticiones.

“Nuestra iniciativa tiene un doble objetivo. Por un lado, ayudar a las mujeres que lo necesiten por no tener recursos económicos o información para abortar en el extranjero. Pero además es una forma de intervenir en el debate político español. Nos hemos ido de nuestro país porque nos han forzado, pero eso no quiere decir que nos mantengamos al margen de lo que ocurre”, dice Jiménez. La red está formada por jóvenes españoles, pero para su puesta en marcha han recibido el apoyo de colectivos feministas de otros países. Las alemanas, por ejemplo, les asesoraron en el aspecto legal. “Aquí está castigado hasta con dos años de cárcel incitar al aborto si se hace con ánimo de lucro. Pero nosotros ni ganamos dinero con esto ni incitamos a nadie a abortar. Solo queremos ayudar a aquellas que hayan decidido libremente dar ese paso”, continúa la activista.

Los motivos que pueden llevar a una mujer a decidirse por una ciudad u otra son muy variados. “En Berlín, el viaje sería más complicado que, por ejemplo, a Lisboa. Pero la intervención no es cara. Oscila entre los 200 y los 400 euros. En cada caso intervendrán factores que no podemos prever”, explica Joan Ardiaca, de 26 años. La red sirve además como homenaje a Federica Montseny, una de las primeras mujeres europeas que alcanzaron el cargo de ministra. Esta dirigente anarquista redactó en 1936, cuando estaba al frente del Ministerio de Sanidad, el primer proyecto de ley para despenalizar el aborto en España. La iniciativa nunca entró en vigor. Su rápida salida del Gobierno y la guerra civil y posterior dictadura lo impidieron. Pero ese es el espíritu que hoy, casi 80 años después, quieren recoger las activistas españolas en Berlín y otras ciudades europeas.

La ‘ley Gallardón’, una excepción en la derecha europea

Ninguno de los grandes partidos conservadores de Alemania, Francia o Reino Unido se plantea adoptar una medida semejante a la que está punto de adoptar el Gobierno español. Las leyes del aborto en esos países –como la impulsada en Francia en 1975 por la ministra Simone Veil en un Ejecutivo de derechas- han quedado fuera del debate político entre las fuerzas mayoritarias.

“No tenemos ninguna intención de modificar la normativa existente”, asegura a este periódico el portavoz para asuntos de Familia y Mujer de los democristianos alemanes de la CDU, Marcus Weinberg. Las alemanas disponen de un plazo de 12 semanas para abortar de forma legal. En este periodo, la mujer deberá ir a un centro en el que, de forma gratuita, se le explican las consecuencias de la intervención y las alternativas.

El acto en el Congreso de los proelección triplica en asistentes a los antiabortistas

La cita era a las cuatro de la tarde en el Congreso de los Diputados. La puerta que da a la calle de Cedaceros estaba abarrotada de personas que esperaban a dar su nombre a los ujieres. Las que acudían al Seminario Internacional por el Derecho a la Vida recibían una pegatina amarilla de visitante y entraban por el pasillo de la derecha a la sala Ernest Lluch. Las que acudían a la Jornada “Por el Derecho al aborto, legal seguro y accesible” tenían una roja y se iban por el pasillo de la izquierda, señalado por unas cintas, a la Sala Constitucional. El primer acto estaba organizado por la antiabortista Acción Mundial de Parlamentarios y Gobernantes por la Vida y la Familia, y para cuya inauguración estaba prevista la presencia de Alberto Ruiz-Gallardón antes de que cambiara su agenda. Y la segunda era un acto contra programado por 13 partidos de la oposición y que finalmente demostró su poder de convocatoria frente a los antiabortistas: casi 500 asistentes frente a 144, la mayoría hombres, de los antielección.

La organización de la jornada en defensa de la interrupción voluntaria del embarazo tuvo que habilitar tres salas para poder acoger a todos los asistentes y, según señalaron fuentes de la organización, hubo gente que ni siquiera pudo acudir porque precisamente ya no había más espacio. “Tenemos que frenar la contra reforma de la ley del aborto porque supone uno de los mayores retrocesos en la historia de la democracia reciente que ha pretendido hacer un Gobierno”, señaló al comienzo del acto Soraya Rodríguez, portavoz socialista en el Congreso. La diputada llamó la atención sobre que nadie del Gobierno hubiera acudido al otro acto a “defender” el anteproyecto de ley de Protección de la Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada, que elimina el aborto libre en las primeras 14 semanas de gestación que permite la norma vigente.

Solo los diputados y senadores del PP, organizadores del acto, defendieron el borrador elaborado por el Ministerio de Justicia reproduciendo los mismos argumentos que desde hace meses viene repitiendo Gallardón para apoyar la contra reforma. “No hay nada más progresista que apoyar a la mujer y defender la vida”, afirmó el diputado del PP José Eugenio Azpiroz, quien criticó antes comenzar la jornada que el acto organizado por la oposición se programara a la misma hora: “No entiendo que habiendo tantos días se programe en el mismo a la misma hora”.

Poder seguir llegint aquí

El Gobierno retrasa la reforma del aborto por prórrogas en los informes sobre la ley

El Gobierno no dará luz verde finalmente en el Consejo de Ministros de este viernes al proyecto de Ley Orgánica de Protección del Concebido y los Derechos de la Embarazada, la reforma del aborto de Alberto Ruiz-Gallardón, debido a que diversas prórrogas en los informes preceptivos sobre la norma han retrasado su envío hasta próximas semanas. La reforma de la ley del aborto tardará por tanto varias semanas en ser estudiada en Consejo de Ministros debido, según han confirmado fuentes gubernamentales, a “prórrogas” en los informes relativos al proyecto de ley. La reforma de la ley del aborto tardará varias semanas en ser estudiada El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, tenía previsto anunciar la aprobación de la norma en el transcurso de unas jornadas de ‘parlamentarios provida’ de más de 16 países para respaldar la Ley Orgánica de Protección de los Derechos del Concebido y de la Mujer Embarazada. Fuentes del Ministerio han confirmado que el titular de Justicia finalmente no asistirá a este seminario. El seminario contra el aborto tendrá lugar en la Sala de Columnas del Congreso de los Diputados, durante el jueves y el viernes, y contará con expertos en la materia, con el objetivo de ofrecer un enfoque “científico” que respalde la normativa. El seminario tiene por objetivo “analizar los últimos avances científicos en torno a la gestación, así como el respeto médico y legal que exigen tanto las mujeres embarazadas, como los primeros meses de vida de cualquier ser humano”, según defiende la organización. La mayoría de los asistentes, tal y como han señalado los convocantes en un comunicado, manifestarán su respaldo a la reforma de la ley del aborto impulsada por Gallardón que limita a dos los casos en los que el aborto estará despenalizado: cuando la mujer haya sido violada o cuando su salud psicológica o psíquica corra riesgo. El grupo parlamentario socialista y el de la Izquierda Plural han organizado una jornada alternativa en el Congreso El evento responde al ‘Seminario internacional por el derecho a la vida’, y está organizado por ‘Acción Mundial de Parlamentarios y Gobernantes por la Vida y la Familia’, una asociación de parlamentarios de todo el mundo contrarios al aborto y que preside actualmente el senador del PP por Huesca Ángel Pintado. El grupo parlamentario socialista y el de la Izquierda Plural han organizado otra jornada también en la Cámara baja que lleva por título ‘Por el derecho a un aborto legal, seguro y accesible’, que presentarán mañana en una rueda de prensa. El objetivo es, según ha informado el grupo socialista en un comunicado, responder “al ataque” que, a su juicio, está recibiendo el derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad y la restricción de derechos que supone la reforma del aborto del PP. Los grupos convocantes han reiterado que las mujeres son las únicas que pueden ejercer el derecho a decidir por sí mismas en lo concerniente a ser o no madres. Así, reivindicarán el derecho de las mujeres a ejercer en libertad y con todas las garantías sanitarias el derecho al aborto ante la “contrarreforma” de Gallardón que, en su opinión, supone “un ataque directo a los avances en igualdad, democracia y desarrollo en el mundo”

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2182497/0/gobierno-retrasa/ley-aborto/informes-prorrogas/#xtor=AD-15&xts=467263#xtor=AD-15&xts=467263